Mujeres “Marcadas”… Y Destrozadas por Ellas Mismas… “Concentración de Motociclistas”: Sangre, Mota y Alcohol… Por: Federico Lagarda Ibarra.

Mujeres “Marcadas”… Y Destrozadas por Ellas Mismas

“Concentración de Motociclistas”: Sangre, Mota y Alcohol

El SOL…                                                      

Por: Federico Lagarda Ibarra

Dip. Célida López, con el reportero, Federico Lagarda Ibarra

El Objetivo Regional.- Según la diputada local panista, Célida López, a la inmensa mayoría de los hombres les molesta observar a una mujer que triunfe o que los gobierne, a tal grado, en que más bien les gustaría o quisieran tenerlas (de preferencia) a un lado o atrás de ellos… A lo que este mugroso reportero le replicó: que lo anterior no es cuestión de misoginia (odio hacia las damas), ni es totalmente cierto, pues donde se da (con regularidad) esta absurda situación es precisamente entre las féminas, quienes se destrozan entre ellas mismas por envidia o “probablemente” por naturaleza humana… Llegando a tal nivel las “críticas destructivas” entre las propias hembras que no solamente las dirigen hacia “sus pares” que ostentan algún cargo público sino que también se las “aplican” a otras mujeres por el sólo hecho de portar o estrenar un miserable vestido o porque ésta se ve más delgada que las demás… Opinión (muy personal) de este “columnista” que obtuvo una señal de aprobación por parte de la legisladora blanquiazul, así como entre las asistentes al evento donde la diputada (aspirante a senadora) entregó apoyos a fundaciones de Navojoa… Recordándome lo reflexionado en este mismo espacio, hará cosa de dos años y que a la letra dice: en verdad que sigo pensando (con la idea) que la “equidad de género” no solamente debe de aplicarse en cuestiones políticas, pues no es posible que en pleno siglo XXI, a la mujer todavía se le siga “marcando” como a las reses con el apellido de su esposo, y lo más lamentable es que las féminas (salvo honrosas excepciones) aceptan lo anterior, quizá por costumbre o porque el apellido de su marido es financiera, social o políticamente reconocido o “importante”… Por lo pronto, considero que en el corto plazo, aún seguiremos observando a las abnegadas esposas llevando consigo “orgullosamente” el apelativo (apellido) de su consorte, como si fueran animales propiedad de éstos o de plano como si no tuvieran luz propia, siendo realmente todo lo contrario, puesto que las mujeres (por lo general) poseen tanta personalidad e inteligencia que no necesitan de la marca (apellido) de su cónyuge para brillar por sí solas…

En otras cosas… Al parecer: “vuelve el desmadre a nuestro terruño”, es decir, durante dos días (13 y 14 de Octubre), Navojoa se convertirá en un pueblo sin ley, cuna del pecado y en el paraíso de “trastornados mentales” (Sodoma y Gomorra), donde habrá “nuevamente” de todo: sangre, mota (marihuana), sexo y ríos de alcohol, con la doceava concentración de motociclistas “Motofest 2017”… ¿Qué dejará otra fuerte derrama económica en la región por varios millones de pesos, donde los principales beneficiados serán los “caciques” hoteleros, las gasolineras y las méndigas cervecerías?, bah, pues la “sangre” que normalmente se vierte en estos “eventos” y la “zozobra” que se origina entre la ciudadanía: no tiene precio…

Recordemos: “bola de ebrios abusivos, que sólo por tripular una motocicleta ya se creen los reyes del mundo… Y lo más aberrante es que muchos de esos motociclistas ya están demasiado viejos para andar haciendo esas payasadas: son pues, babosos traumados que al parecer no tuvieron infancia… ¿Por qué esos asesinos en potencia y las mismas cervecerías gozan de impunidad?… Es más, hasta apapachan y premian a esos perturbados mentales a pesar de que estos imbéciles (motorizados) atropellan a cuanto cristiano se les para enfrente o atraviesa en el camino”, expresaron para “El Objetivo Regional”, algunos encabronados ciudadanos con la indignación reflejada en su rostro… Al respecto, en alguna ocasión también reflexioné lo siguiente: “volvieron los motociclistas y sus desmadres”… De veras que (lejos de disminuir) sigue aumentando el coraje y repudio de bastantes navojoenses, ante la indolencia (apatía) de las autoridades que continúan permitiendo y fomentando “espectáculos” peligrosos y ofensivos, que inclusive ya han cobrado varias vidas humanas… Nos referimos a los “nefastos motociclistas” que en los últimos años se han “reunido” en Navojoa, para dar rienda suelta a sus vicios e insolencias, apoderándose de la ciudad entera… Estos “cafres motorizados”, aparte de embarazar a jóvenes (con sexo recreativo), se han adueñado de las calles, circulando (muchos de ellos) con botellas de alcohol en mano, la mayoría sin casco protector, y lo que es peor: sin freno ni respeto alguno, violentando todas las leyes y reglamentos (habidos y por haber) de tránsito, contando desde luego (de otra manera no se entiende) con la complacencia y protección de los jefes policíacos… “Es indignante que nuestras autoridades les den permiso a estos *perturbados exhibicionistas*, para que hagan sus desmanes y den rienda suelta a sus vicios, complejos y bajas pasiones”, es el comentario más recurrente que le siguen haciendo llegar a este “columnista”… “¿Por qué a la inmensa mayoría de esos prepotentes con moto, *nadie les hace nada* a pesar de las innumerables fechorías que cometen?, mientras que a nosotros los ciudadanos comunes y corrientes, por cualquier cosa nos están asaltando los policías”, abundaron los denunciantes… En síntesis: en años pasados, en este mismo espacio ya lo hemos advertido (hasta el cansancio)… ¿Cuánta sangre más necesitan? ¿Alcanzará la “mochada” para seguir “aplacando” conciencias y “tapando” hocicos (bocas)?… Pues, aunque se pretenda limitar la “ingesta de alcohol” entre los motociclistas, júrenlo que los ríos de cerveza y vino seguirán “fluyendo” (cual océano desbordado) entre los “babosos motorizados”, al igual que la sangre y el desmadre… Lo mejor sería prohibir esta clase de “eventos peligrosos” que no benefician en nada al verdadero pueblo sino todo lo contrario…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *