“Un Bozal al Dirigente del PRI”… Por: José María Hinojosa Aguayo.

 

“Un Bozal al Dirigente del PRI”

Por: José María Hinojosa Aguayo

El Objetivo Regional.- Vergüenza y únicamente vergüenza es lo que sentimos todos los mexicanos con sentido común, con la serie de calamidades que han azotado nuestro país (huracanes y terremotos), sobre todo, en los estados de más alta marginación y pobreza: Chiapas, Oaxaca, Guerrero, etcétera, afectando como siempre a los que menos tienen y que ha servido como escaparate a la comunidad internacional para demostrar una vez más la verdadera “realidad” de lo que es hoy en día este país (México), gracias a la casta política que nos ha gobernado por cerca de un siglo y que todavía tiene la “desfachatez” de querer seguir gobernándonos como si fuéramos de su propiedad, con un presidente (Enrique Peña Nieto) que se pasea por los cinco continentes presumiendo su avioncito presidencial y ser miembro del G-20, amén de caracaquear de que somos el octavo país que recibe más turistas, el doceavo en exportar alimentos a otros países, la creación de más de tres millones de empleos (cuáles), de ser de los principales productores de oro, plata y otros minerales, amén del petróleo, pero lo que nos preguntamos muchos, ¿por qué no informa el señor Peña Nieto, dónde están o qué queda de los casi 200 mil millones de dólares de las reservas internacionales que se acumularon durante los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón?, panistas por cierto los dos, ¿por qué no informa que somos uno de los países que más exporta mano de obra no nomás a los Estados Unidos sino también a otros países (indocumentados)?, ¿por qué no se faja los pantalones y declara que ante la incapacidad de su gobierno es finalmente todo el pueblo de México el que tiene que entrar al quite como siempre para evitar un colapso de proporciones inimaginables?, y que también de pasadita le ponga un bozal al dirigente de su partido, al merolico de “Enrique Ochoa” para que no siga metiendo más leña al horno que está a punto de estallar, y por último, que declare públicamente que también tenemos el honroso primer lugar de ser el país con más “ratas” de dos patas del planeta que son inmunes a todas las leyes existentes y por existir, y ya para cerrar esta columna, felicitar a todas las organizaciones e instituciones civiles por haber tomado la sabia y reconfortante decisión de ser ellos con su gente de confianza los que entreguen y supervisen personalmente de que esta ayuda humanitaria de la sociedad en su conjunto le llegue a quien verdaderamente lo necesite, y no sea utilizada por grupos ajenos a esta humanitaria causa (gobierno, partidos políticos o ratas de dos patas), porque cuando la confianza se pierde, como hoy en día, ésta jamás se recupera y para la cual no hay antídoto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *