Viejitos Maltratados: “Somos la Suma de Nuestros Actos”… ¿Cada quién Cosecha lo qué Siembra?… Por: Federico Lagarda Ibarra.

Viejitos Maltratados: “Somos la Suma de Nuestros Actos”

¿Cada quién Cosecha lo qué Siembra?…

El SOL…                                                            

Por: Federico Lagarda Ibarra

     Francisco Islas y Ángel Bours            Abuelitos “ricachones”:      “Simpáticos” por su dinero, aunque en la realidad sean todo lo contrario.

 

El Objetivo Regional.- “Viejitos Maltratados”, fue uno de los temas que (en alguna ocasión) me tocó comentar en la radiodifusora “La Mejor” (103.3 FM), en el escuchado programa: “Dígalo Sin Miedo”… A continuación, transcribimos “parte” de nuestra “colaboración” en la radio y que a la letra dice: no cabe duda que todos sin excepción: “somos la suma de nuestros actos”… Pero ¿A qué viene lo anterior, “méndigo” reportero?… Al hecho de que (aún) continúo escuchando a varios adultos mayores quejarse amargamente de su “miserable” vida, a saber: que siguen siendo discriminados y repudiados hasta por su propia familia, igualmente, que políticos sin escrúpulos continúan “usándolos” como si fueran “condones” que se arrojan a la basura una vez que fueron “utilizados” para saciar “bastardos” intereses… En relación a este sensible tema, en alguna ocasión “reflexioné” lo siguiente: “Viejitos Maltratados: ¿Cada Quién Cosecha lo qué Siembra?… En verdad que se necesitan más apoyos públicos y privados a favor de nuestros ancianos, pero que sea una ayuda integral y de calidad, donde no se les humille “fotografiándolos” al momento de entregarles una (cochina) silla de ruedas, despensas, chamarras o cobijas (piojosas) para el frío… Además, que esos “favores” contemplen (también) respaldo psicológico que los ayude a “envejecer con dignidad”, pues la mayoría de los abuelitos, en lugar de sacarle provecho a toda su experiencia acumulada a través de los años, mejor se transforman en unos verdaderos “monstruos egoístas”, que se hacen los enfermos (sin estarlo) con tal de “chantajear” y llamar la atención de sus hijos, perdiendo con ello su dignidad y lo que es peor, restándole méritos (sin necesidad) a toda su sabiduría atesorada… Al respecto existen opiniones encontradas, pues algunos piensan (incluyéndome) que a los adultos mayores hay que respetarlos y ayudarlos simplemente por “eso”: por su “jerarquía” generacional… Pero también los hay, quienes sostienen que los “veteranitos” maltratados, únicamente “están cosechando lo que sembraron”… Hipótesis que va más allá de un simple enunciado, pues “argumentan”: que el problema no se resuelve solamente con andar “salvando” a los viejitos que sufren violencia intrafamiliar, discriminación o que son abandonados, sino que también es necesaria una “concientización” real e informada entre los jóvenes y adultos, sobre esta delicada situación que tarde o temprano va a alcanzarnos a todos… Que se “diga” claramente (sin rodeos) que si ahora nos portamos estúpida e “incorrectamente” con la sociedad y principalmente con nuestros hijos, con el tiempo “cosecharemos lo que sembremos”, ya que todo se paga en esta miserable vida… Como es el caso de “algunos” ancianos que hoy están sufriendo, pero que, en su juventud fueron “crueles”, llevando una vida “depravada y libertina”, donde golpeaban a su cónyuge y a sus “retoños”, privándolos de comida y de la escuela, por “estar” siempre alcoholizados o con otra “pareja”… Entonces ¿Cómo es que ahora exigen que se les quiera y proteja, nomás por ser viejitos? ¿Lo merecen, a pesar de haber desgraciado la vida de su familia y de haber sido individuos nefastos e inservibles para la comunidad? ¿Por qué ahora “lloran” y se “quejan” del maltrato y abandono que reciben, si ellos hicieron lo mismo con sus “vástagos”, cuando éstos no podían defenderse?… Es por “eso” que muchos “hijos”, hoy en día se están vengando de sus padres abusivos: amarrándolos, dándoles pocos alimentos y medicinas, no dejándoles ver televisión, ni salir a platicar con sus vecinos, entre otras “crueldades” que se les “ocurren”… En este punto, es donde se debe de hacer más conciencia… Toda vez que, es una realidad documentada pero no aceptada por “muchos”.

     Viejita (ruina) maltratada

Pero, de igual forma las cosas se tienen que observar desde todos los ángulos, toda vez que, para tener una buena “cosecha” en el “ocaso” de nuestra vida, aparte de “mantener” y de “sembrar” valores y principios en nuestros hijos, igualmente tenemos que trabajar duro, ahorrar e “invertir” bastante, pues si llegas “piojo” (sin dinero) a la vejez, lo más seguro es que te discriminen y que “casi” nadie te “quiera”… Puesto que no existe anciano “rico” o con  suficiente “lana”, que no sea “simpático” y buscado por sus “parientes” y amigos… Mientras que, a un viejecito “pobre” o “muerto de hambre” nadie lo “pela”, inclusive hasta sus “familiares” se les “esconden”, aparte que, los veteranitos “amolados” (insisto) son “usados” como preservativos por políticos abusivos y deshonestos en época de elecciones, para después volver a ser olvidados ¿Acaso se lo merecen?… Al final, todos obtenemos el castigo o recompensa, según lo que forjemos o sembremos en la vida… Nuestra reflexión o “consejo” final es el siguiente: si afortunadamente posees (juntaste) algún patrimonio o “capitalito”, negocia sin pensar con tu nieto o nieta más querida o con el que de “muestras” que le gusta más la lana (el más interesado), así y de común acuerdo, cuando no puedas valerte por ti mismo, con todo y asco te limpiará tus heces (caquita) a cambio de heredar, y muy bien ganada por cierto, tu casita o tu patrimonio… Ya que de esta manera, aunque sea por interés o conveniencia, vivirás tus últimos días con “algo” de dignidad y decoro…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *